Sólo es real lo que (me) interesa. Huir de lo que se teme, dejar de conseguir lo que se desea.

Existe un tipo de reduccionismo que establece que sólo es real lo que (me) interesa. La ciencia nos dice que las imágenes, experiencias, emociones y sensaciones -todas estas dimensiones universales de la existencia humana- no son más que reflejos de la realidad primordial de la materia física, o bien, reacciones a dicha realidad primordial de la materia física.

Como tales reflejos, la ciencia nos dice que las imágenes son a menudo distorsiones. Al igual que las reacciones, la experiencia y la emoción son muy subjetivas y poco fiables. Sólo un observador imparcial rigurosamente entrenado en el método científico puede tamizar la realidad física subyacente, la única realidad que es verdaderamente real. Y tampoco alcanzaría a una visión “panorámica” (las limitaciones perceptivas y emocionales obligan).

No son las cosas las que turban a los hombres, sino la idea que se hacen de ellas. Epícteto.

El sentimiento consciente de ejercer el libre albedrío es fundamental para nuestro sentido del “yo”. Sin embargo, algunas acciones de ciertas condiciones psicopatológicas, pueden experimentarse  como involuntarias o no deseadas. La experiencia de involuntariedad (control anómalo), es cualitativa y cuantitativamente diferente de la experiencia consciente normal de un acto similar producido intencionadamente. La experiencia de control anómalo puede producirse mediante sugestión. La modulación de la percepción temporal en la ejecución de una acción ideomotora puede producir una experiencia de involuntariedad, similar a la experiencia de un acto involuntario (movimiento pasivo). Estas acciones involuntarias (ideomotoras) representan una verdadera disociación entre la acción voluntaria y la experiencia consciente.

De acuerdo a modelos cognitivos recientes (Shallice, 1998)) el procesamiento rutinario opera normalmente de forma inconsciente, entretanto, un sistema ejecutivo central selecciona y transfiere de inmediato tan sólo la información considerada crítica, a un nivel de procesamiento más desarrollado, momento en el que la información alcanza la conciencia.

La hipnosis (sugestión hipnótica) no alcanza el nivel de la función ejecutiva, pero afecta a la experiencia consciente del sistema ejecutivo de respuesta (Oakley, 1999). En los trastornos conversivos se observa un desacoplamiento similar entre la ejecución de acciones que utilizan los sistemas motores voluntarios y la experiencia subjetiva del control voluntario de dichas acciones.

Concentrarse en huir de lo que se teme, dejar de lado conseguir lo que se desea. No está en nuestra mano excluirnos de enfermedad, muerte, etc.; concentrarse en esta huída es una absurda pérdida de tiempo, tiempo en el que se hubiesen logrado cosas que se desean y, que sí están en nuestro poder, puesto que de nosotros dependen.

Epícteto, 135

Bibliografía


1.    Haggard, P. (2004).  Anomalous control: When free-will  is not conscious. Consciousness and Cognition 13 (2004) 646–654
2.    Oakley. D.A. (1.999). Hypnosis and Conversion Hysteria: A Unifying Model. Cognitive Neuropsychiatry, 1.999, 4 (3), 243-265
3.    Shallice, T. (1988). From neuropsychology to mental structure.  Cambridge, UK: Cambridge University Press.
4.    Epícteto. Enquiridión. Compilado por Lucio Flavio Arrio hacia año 135 DC. Trad. versión inglesa Elizabeth Carter
Categorías

About the Author:

Deja un comentario


8 − = 6