Estrés y Trauma

Se ha hecho mucho énfasis en la literatura científica del estrés y el trauma en explicar y entender los mediadores y moderadores que influyen en la respuesta de nuestro cuerpo ante las situaciones que nos resultan amenazadoras o desafiantes con el fin de conseguir mejores métodos de evaluación, intervención y prevención. Aún así, el lector suele confundirse en el uso de la terminología, ya que normalmente se intercambian los conceptos.

El estudio del estrés incluye un gran número de diferentes perspectivas y descripciones del mismo. Con diferentes matices, esas definiciones entienden el estrés como una percepción; así, el mismo acontecimiento activará diferentes respuestas en diferentes personas. Algo similar sucede en el caso del trauma. Usualmente esta palabra se refiere tanto a los eventos negativos que producen malestar como al propio malestar en sí. Existe un mayor consenso en entender el trauma psicológico como una experiencia súbita e inesperada, que excede la capacidad individual percibida del sujeto para satisfacer lo demandado y tiene como resultado la alteración del marco de referencia propio. En efecto, la teoría del trauma será un caso especial de la teoría de la respuesta del estrés; los sucesos traumáticos son la última o más grave clase de estrés.

Adaptación de las CTS

En este proyecto intervienen:

Univesitat de Barcelona (UB)

Center for Cumulative Trauma Studies (Georgia-EE.UU)

La evaluación de los diferentes aspectos del estrés y el trauma es una de las asignaturas pendientes de este campo. Hasta el 2008 no se había desarrollado una escala que evaluase el trauma acumulativo, en parte porque no existía un modelo explicativo que asumiera el estrés y el trauma en toda su extensión. El Dr. Ibrahim A. Kira, en su exhaustiva revisión de la teoría de la respuesta al trauma, ha desarrollado dos modelos taxonómicos diferentes del estímulo traumático psicológico.

En el estrés/trauma acumulativo se da una acumulación excesiva de estrés general sin resolver y la exposición repetida, frente al evento, aumenta la probabilidad de una respuesta patológica. Es la suma del número total de los factores de estrés, además de la gravedad de cada factor, más la longitud de tiempo en que el estrés se ha producido. Aquí se incluyen diferentes dinámicas que no están presentes en otros tipos de estrés, como son las dinámicas de acumulación y estimulación (kindling). El estrés acumulativo implica, al menos, dos tipos de experiencias estresantes, las nucleares y las desencadenadas por un acontecimiento. Las primeras sensibilizan y predisponen a un sesgo de respuestas de re-traumatización; y las desencadenadas por un acontecimiento son las que realmente ponen en marcha la respuesta post-acumulativa, son la gota que colma el vaso. A partir de esta teoría, presenta una escala para evaluar la frecuencia y la gravedad del trauma acumulativo, la Cumulative Trauma Scale (CTS) que está siendo adaptada al castellano.

En una primera fase se llevó a cabo un estudio piloto

Robles, M.; Badosa, J.; Roig, A.; Pina, B. & Feixas, G. (2010). La evaluación del estrés y del trauma: presentación de la versión española de la escala de trauma acumulativo (CTS). Revista de Psicoterapia, 20 (80), 89-104.

En una segunda fase se están estudiando las propiedades psicométricas de la escala.