Aplicaciones Clínicas de la Hipnosis

La hipnosis es una técnica terapéutica que mejora la calidad de vida de una gran variedad de pacientes. Sin embargo, es común que tanto pacientes como profesionales de la salud tengan creencias erróneas que dificultan que la hipnosis clínica se utilice más. Es habitual encontrarse con que el término hipnosis provoca en los pacientes o bien unas expectativas exageradas o bien temores que tienen su origen en los mitos que pueden encontrarse en los diversos medios.

Uno de nuestros objetivos prioritarios en el terreno de la investigación es contribuir en la demostración de la eficacia clínica de la hipnosis como herramienta para abordar algunos problemáticas determinadas.

Actualmente, trabajamos en tres líneas de investigación:

Hipnosis y Dolor

La experiencia del dolor es común en casi todas las personas y es una alarma que nos indica que algo no está funcionando bien en el organismo.

En el dolor se pueden distinguir tres componentes, el sensorial, el afectivo y el cognitivo. El componente sensorial del dolor está relacionado con la localización y las cualidades sensoriales; el componente afectivo corresponde al sufrimiento experimentado por la persona y el cognitivo se refiere a que la experiencia del dolor en un determinado momento o situación puede estar mediada por factores como la motivación.

El componente cognitivo puede influir hasta el punto que los componentes sensorial y afectivo no se correspondan. Por ejemplo, en el dolor del parto, la madre experimenta dolor, pero no necesariamente le acarrea sufrimiento emocional. En cambio, un ejemplo contrario es el dolor en el cáncer, ya que, aunque el dolor no sea muy intenso puede ocasionar sufrimiento, por percibirlo como amenazante para la propia vida.

El sufrimiento asociado al dolor depende de lo que significa ese dolor para quien lo padece, la relación con su vida y con el mundo.

Las estrategias hipnóticas ocupan un lugar destacado en el enfoque psicológico del tratamiento del dolor. Este papel ha sido reconocido en el ámbito científico desde hace 60 años. El estudio y la investigación de las aplicaciones de la hipnosis para el tratamiento del dolor y otras condiciones han recibido un gran impulso de la neurociencia en los últimos 10 años. A pesar de las creencias erróneas y los prejuicios respecto la hipnosis, hospitales y centros de prestigio incluyen dichas estrategias en sus programas de intervención.

Para la persona normal, el dolor es una experiencia subjetiva inmediata, abarcadora de su atención, angustiosa, incontrolable. No se percata de sus capacidades para conseguir resolver el dolor. Estas capacidades fueron aprendidas a lo largo de su experiencia de vida. Desconoce su propio repertorio de aprendizajes psicológicos, fisiológicos y neurológicos, asociaciones y condicionamientos aprendidos durante su vida, ignora que se han estructurado dentro del cuerpo. Estos aprendizajes, estas asociaciones y condicionamientos hacen posible que el dolor sea controlado e incluso abolido.

La hipnosis es esencialmente una comunicación de ideas y comprensiones al paciente. Permite conocer y escoger la VIA en que será más receptivo para la presentación de ideas y motivarlo para explorar sus propios potenciales corporales para el control de sus respuestas psicológicas, fisiológicas y comportamentales.

Intervención hipnótica ultrabreve en el tratamiento de los transtornos conversivos

En este proyecto intervienen:

Universitat de Barcelona (UB)
Università de Roma-La Sapienza
Hospital de la Santa Creu i Sant Pau
Societat Catalana d’Hipnosi Clínica i Psicoteràpia

El concepto de trastorno conversivo ha sido motivo de constante revisión en la literatura científica. Los trastornos psicógenos del movimiento son comunes en la práctica neurológica, incluyendo temblor, distonía, cambios en la deambulación y parálisis. Los criterios diagnósticos hacen hincapié en observaciones clínicas tales como la inconsistencia, la distracción y falsos signos neurológicos. Los aspectos psicológicos de la enfermedad pasan a un segundo plano, por ejemplo, estas alteraciones, obviamente, requieren un trastorno psiquiátrico o emocional, aunque no es preciso que sea específico. Por el contrario, el enfoque psiquiátrico pone énfasis en las características de la entrevista clínica, incluyendo los factores psicológicos en el inicio y las inferencias de la intención.

Tanto el enfoque neurológico de los trastornos psicógenos del movimiento como el enfoque psiquiátrico del trastorno de conversión, resultan problemáticos. Muchos pacientes se mueven entre los servicios neurológicos y psiquiátricos, sin que aparezca una formulación unificada, lo que contribuye a un resultado insatisfactorio. Es importante destacar que se carece de mecanismos para explicar la manifestación neurológica del trastorno de conversión, aunque, probablemente, los factores etiológicos psicológicos están establecidos. Así, uno de los objetivos del marco explicativo para el trastorno de conversión es evidente, reunir los fenómenos psicológicos y fisiológicos.

Ni la neurología, ni la psiquiatría, por sí solas, han conseguido avanzar de forma suficiente en la comprensión neurobiológica ni en el tratamiento de estos trastornos. Este lento progreso contrasta notablemente con la magnitud del problema. Los síntomas médicamente inexplicables representan aproximadamente un 30% de los pacientes ambulatorios remitidos a neurología. El trastorno de conversión, por sí solo, (explícitamente asociado con factores de estrés psicológico en su inicio), representa aproximadamente un 5% de las referencias; se trata de un diagnóstico estable y preciso.

La hipnosis y la histeria han mantenido un prolongado affaire. 128 años de coqueteo parecen animar a la clase científica a establecer las bases de su relación. Hay muchas similitudes entre los síntomas de la histeria de conversión y los fenómenos producidos en contextos hipnóticos.

Un tema recurrente es la aparente paradoja que existe entre,

  • por un lado la realidad subjetiva y la involuntariedad de los fenómenos hipnóticos y los síntomas de la conversión
  • y  las normas que rigen la sensibilidad a la manipulación de factores motivacionales, y de expectativa e influencia social, por otro lado.

En nuestro estudio tratamos de replicar la iniciativa del Prof. Loriedo, con la utilización de un formato de intervención mediante hipnosis. Se trata de un modelo terapéutico ultra breve basado en el reconocimiento y en la resolución de los conflictos interpersonales básicos de la persona. Se pretende:

  • Verificar la validez y la eficacia del protocolo de hipnoterapia ultra breve comparado con la escucha empática.
  • Demostrar la posibilidad de protocolarizar la intervención de los trastornos de conversión.
Proyecto de Investigación sobre la Hipnosis y el Bruxismo

El bruxismo es un hábito oromotor parafuncional con una elevada prevalencia en la población general. Ha sido y sigue siendo un punto en el que se concentra una gran atención de la odontología, a causa de sus implicaciones clínicas. Se han planteado una serie de hipótesis para explicar la etiopatogenia y fisiopatología del BN. Actualmente se acepta un modelo múltifactorial que incluye factores: Genéticos, Neurofisiológicos. (Neurotransmisores centrales, estructura del sueño, sistema nervioso autónomo), Psico-emocionales y Farmacológicos. ¹

Tan sólo un pequeño porcentaje de bruxistas desarrollan un cuadro patológico como consecuencia del hábito bruxista. Al parecer, esto ocurre en los casos en que el bruxismo nocturno (BN) sobrepasa la capacidad de adaptación del cuerpo, en cuyo caso el BN puede causar una disfunción cráneo-mandibular. ¹

El trastorno de dolor miofascial (TDM) se define como un dolor de organización regional, sordo, acompañado por la presencia de puntos gatillo localizados en la musculatura de la articulación temporo mandibular, que produce un patrón característico de dolor regional que se activa a la menor provocación.

La hipnosis y la hipnorelajación se han sugerido como un tratamiento eficaz en las enfermedades que cursan con dolor crónico ² y son una opción lógica para el tratamiento del TDM y el bruxismo. ³ Su utilización como una modalidad de tratamiento para el TDM o el bruxismo ha sido descrita en varios informes de casos clínicos [3 – 4] y en estudios clínicos que demuestran la eficacia de la hipnosis en el tratamiento del bruxismo nocturno y los trastornos temporomandibulares (TTM). [3-5] Tenemos en cuenta la naturaleza fluctuante de la perturbación, como se sugiere en la literatura. [6]

Un amplio abanico de métodos de tratamiento o intervención se han venido proponiendo durante las últimas décadas para modificar o disminuir el nivel de bruxismo. Estos métodos incluyen fisioterapia, ejercicios de relajación muscular, acupuntura, biofeedback (biorretroalimentación), hipnosis, ajustes oclusales, férulas oclusales y farmacología. [7]
Hoy en día el tratamiento más habitual para abordar el bruxismo es la protección dental mediante férulas oclusales. [8] A pesar de que las férulas oclusales pueden ser favorables para proteger la dentición frente al desgaste, la eficacia de estos aparatos intrabucales —para reducir la actividad de los músculos mandibulares por la noche y del mismo modo la existencia de dolores craneofaciales al despertarse— sigue siendo un asunto pendiente. Cuando se ha considerado la eficacia de las férulas oclusales en el tratamiento del bruxismo durante el sueño, a nivel individual, algunos estudios han mostrado cierta reducción, ningún efecto o incluso, un aumento de la actividad muscular. Tras la colocación de férulas oclusales se ha observado que existe una actividad significativa de los músculos mandibulares. [9]

El propósito de este estudio es evaluar la eficacia de la hipnorrelajación en el tratamiento de TDM en comparación con otra modalidad de tratamiento. Replicando, parcialmente, un estudio anterior de Winokur et al. 2002. [10]

Participan:

Prof Dr. Angel F. Espias Gómez, Dr. Luis Alberto Sánchez Soler & Dr. Santiago
Masip Santurio. Departamento Odontoestomatología. Materiales Odontológicos. Universitat de Barcelona
Prof. Guillem Feixas. Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento
Psicológico de la Universitat de Barcelona.
Dr. Agustí Camino, PS. Institut Milton H. Erickson de Barcelona.
Dr. Juan M. Badosa, Mariano E. Robles y Albert Roig. VIAbcn. Barcelona.

Con el soporte de:

Dr. Ephraim Winocur. Coordinator of the Orofacial Pain & TMD Clinic. The Goldschleger School of Dental Medicine Ramat Aviv, Tel Aviv. Israel.
Dr, Peter Hawkins. Docente experto en hypnosis. Elected Council Member,
British Society of Clinical & Academic Hypnosis. Chartered Counselling Psychologist and Health Psychologist of the British Psychological Society

Citas

1 de la Hoz-Aizpurua JL, Díaz-Alonso E, LaTouche-Arbizu R, Mesa-Jiménez J. Sleep bruxism.
Conceptual review and update. Med Oral Patol Oral Cir Bucal. 2011 Mar 1;16 (2):e231-8.

2 Dworkin SF. Behavioral and educational modalities. Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol
Endod 1997;83:128-33.

3 Clarke JH, Reynolds PJ. Suggestive hypnotherapy for nocturnal bruxism: a pilot study. Am J Clin
Hypn 1991;33:248-53.

4 Somer E. Hypnobehavioral and hypnodynamic intervention in temporomandibular disorders. In:
Mehrstedt M, Wikstrom PO, editors. Hypnosis in dentistry. Hypnosis international monographs, no. 3. Munich: MEG Stiftung; 1997. p. 87-98.

5 Simon EP, Lewis DM. Medical hypnosis for temporomandibular disorders: treatment efficacy and
medical utilization outcome. Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod 2000;90:54-63.

6 Storey AT. Unresolved issues and controversies. In: Zarb GA, Carlsson GE, Sessle BJ, Mohl
ND, editors. Temporomandibular joint and masticatory muscle disorders. 2nd ed. Copenhagen: Munksgaard; 1995. p. 584-615.

7 Lobbezoo F, van der Zaag J, van Selms MK, Hamburger HL, Naeije M. Principles for the
management of bruxism. J Oral Rehabil 2008; 35:509-23.

8 Dao TT, Lavigne GJ. Oral splints: the cruthches for temporomandibular disorders and bruxism.
Crit Rev Oral Biol Med 1998; 9:345-361.

9 Harada T, Ichiki R, Tsukiyama Y, Koyano K. The effect of oral splint devices on sleep bruxism: a 6-week observation with an ambulatory electromyographic recording device. J Oral Rehabil, 2006;
33:482-488.

10 Winocur, E.; Gavish, A.; Emodi-Perlman, A.; Halachmi, M. and Eli, I. Hypnorelaxation as treatment for myofascial pain disorder: A comparative study. Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod 2002;93:429-34