La metáfora del café. Explicar la resiliencia de forma sencilla

Una hija estaba muy angustiada porque tenía la sensación de que las cosas le iban de mal en peor; de tal forma que cuando iba solucionando un problema aparecía otro más complicado. Su vida parecía estar en un callejón sin salida y,  así fue como se lo comunicó a su padre,  que se ganaba la vida como jefe de cocina de un significado restaurante.

El padre –oída toda la explicación,  y percibida toda la angustia por la que estaba pasando su hija- se la miró sonriente y cogió tres cazuelas. En cada una de ellas puso agua;  en una metió unos huevos, en otra unas zanahorias, y en la tercera unos cuantos granos de café. A continuación puso las tres ollas al fuego.

La chica se quedó estupefacta,  y para sus  adentros estaba pasando lo de siempre: que su padre no la hacía ningún caso. Como era habitual, su padre no la había contestado a sus preguntas,  y además seguía cocinando como si tal cosa.

Pasaron unos veinte minutos de cocción,  y el padre le pregunta a su hija  “¿qué ves?”

La hija, enfadada le recrimina que como que no la hace ningún caso,  le contesta “¿qué quieres que vea?   ¡ Como no te interesa nada de lo que amí me pasa  … y mientras tanto te pones a cocer huevos, zanahorias y a hacerte un café!” Respondió muy enfadada.

El padre imperturbable, la invitó a tocar los tres ingredientes después de haber cocido un buen rato; pero la chica le preguntaba a su padre que “¿qué significaba todo esto?”

El padre le contestó,  que los huevos que eran frágiles antes de la cocción, delante de la adversidad,  (calentamiento y cocción al fuego), se habían vuelto duros.

Las zanahorias, en cambio, que eran duras antes de la cocción, con el fuego,  se habían vuelto blandas.

Por el contrario el café, cuando ha estado sometido al calor de la cocción, mantiene su textura y ha sido capaz de transformar el entorno: el café ha transformado al agua.

-¿Qué quieres ser tú, hija mía, delante de las adversidades? – le preguntó el padre. – ¡Ojalá seas como el café!  que cuando te acucien los problemas, y te parezca que alrededor de ti sólo abundan las adversidades, seas capaz de hacerte fuerte, sin dejarte vencer, ni aislarte, te rehagas y seas capaz de mejorarte a ti misma,  cambiando tu propio entorno.

La resiliencia  es una cualidad que tiene mucho que ver con el poder de transformación del café. Es la capacidad de una persona o de un grupo, para continuar proyectándose hacia el futuro, a pesar de cruzarse con inconvenientes desestabilizadores, de encontrarse frente a  condiciones de vida difíciles. A pesar, incluso, de sufrir traumas graves.

Categorías

About the Author:

Deja un comentario


5 + = 12