Hipnosis para pacientes con cáncer

Las personas con cáncer acostumbran a experimentar dolor y problemas con la fatiga y el sueño, asociados, tanto al diagnóstico, como a los efectos secundarios de los tratamientos del cáncer. Desafortunadamente, los tratamientos médicos para estos tres problemas suelen producir efectos secundarios significativos, como tolerancia a los potentes analgésicos utilizados para el dolor. Estos medicamentos también pueden afectar la capacidad de pensar con claridad. Algunos pacientes prueban los fármacos, pero experimentan efectos secundarios tan molestos, que prefieren el síntoma a los efectos secundarios. Esto también sucede con los fármacos para el insomnio. Pueden ser útiles a corto plazo, pero no es aconsejable su uso a largo plazo. Ciertos síntomas del Cáncer pueden interferir todos los aspectos de la vida. Los tratamientos médicos, actualmente disponibles, poseen una limitada eficacia.
La investigación reciente ha demostrado que la hipnosis es un instrumento eficaz para el tratamiento del dolor crónico. Casi todos los pacientes que aprenden auto-hipnosis se benefician de este enfoque. Los resultados de la extensa investigación en la aplicación de la hipnosis y auto-hipnosis, como método de entrenamiento para controlar el dolor, son contundentes: su eficacia ha quedado probada para distintas poblaciones, especialmente para el dolor crónico.
Podemos enseñar cómo modular la actividad cerebral para experimentar menos dolor mediante la auto-hipnosis. Tan sólo se trata de cambiar los estados cerebrales, de manera que el cerebro procese menos información sobre dolor. El resultado es: menos dolor.
Cuando un paciente aprende a utilizar auto-hipnosis suele observar e informar un alivio significativo del dolor y de otros síntomas; como la fatiga, el insomnio, las sofocaciones, la ansiedad y la depresión.
La hipnosis puede reducir a un nivel tolerable – o incluso eliminar-, las náuseas y vómitos anticipatorios relacionados con la quimioterapia y/o con ciertos procedimientos quirúrgicos. De modo que el paciente experimente una mayor sensación de control sobre la enfermedad, seguramente a expensas de una mejor gestión de los síntomas.
A diferencia de los fármacos utilizados, que a menudo producen severos efectos secundarios, la práctica de la hipnosis conlleva efectos positivos significativos. Los pacientes manifiestan una mayor tranquilidad y un mayor control, están más relajados. Este tipo de intervención enseña al paciente a organizarse y auto-controlarse. Enseña habilidades para sentirse mejor, para hacerse cargo del control de su vida.
La hipnosis y la auto-hipnosis aportan una vía segura y eficaz, para el control de síntomas sobre los que la terapia estándar posee una limitada eficacia.

Categorías

About the Author:

Especializado en psicología clínica, con influencias de terapia estratégica breve, terapia sistémica e hipnosis ericksoniana. Continúa formándose cursando el Máster en Terapia Cognitivo-Social de la Universidad de Barcelona. En la actualidad está trabajando con pacientes que sufren dolor crónico, trastornos por déficit de atención con hiperactividad, fobias específicas, entre muchos otros, aunque se desvive para afrontar todo tipo de nuevas experiencias. Le gusta viajar, ver mundo y conocer gente a la mínima oportunidad, entre sus pasiones se encuentra la creación de música electrónica experimental y audiovisuales, afición que ya ha paseado por algunas actuaciones.

Deja un comentario


9 + 6 =