Hipnosis en Odontología

El dentista que trabaja con pacientes tensos y nerviosos absorbe estas tensiones. El efecto acumulativo de trabajar con varios de estos pacientes es perjudicial para su salud y estabilidad emocional. Un dentista que enseña a sus pacientes a relajarse y se aplica las técnicas a sí mismo va a conservar su salud y prolongar su utilidad como clínico. Como mínimo va a mejorar sus relaciones con los pacientes y su familia.

Algunos dentistas se acercan a la hipnosis con la idea de que tal vez podrán suprimir, a través del conocimiento de este arte, los efectos de unos márgenes de incrustación defectuosos, unos conductos radiculares incompletos, o de unos prematuros contactos de las prótesis dentales, etc…

La hipnosis no sustituye a una buena odontología.

Sin embargo, si el dentista se acerca la hipnosis con la idea de que es un método para amplificar los buenos resultados, que ya es capaz de obtener, adopta un enfoque correcto. Hay áreas en que la hipnosis se puede utilizar en mayor o menor grado en la mayoría de pacientes para:

  • eliminar miedos y temores
  • persuadir al paciente a aceptar el tratamiento que precisa y teme
  • ayudar a obtener impresiones y registros de mordida
  • aportar sugestiones (post-hipnóticas) que garanticen que el paciente realice un seguimiento correcto en el manejo de prótesis, férulas e higiene oral

En otras palabras, un dentista puede hacer mucho bien, a muchas más personas, cuando utiliza la hipnosis como un complemento, no como un sustituto de cualquier técnica odontológica.

Considerada de forma correcta, la hipnosis es un medio de ayuda en la práctica de la odontología que el clínico ya realiza, un medio de hacer que sea más fácil, rápida y cómoda, tanto para el paciente como para el dentista.

 Para el paciente la hipnosis ofrece las siguientes ventajas;

  • Reduce la aprehensión.
  • Elimina la fatiga.
  • Ayuda a controlar y reducir las náuseas y arcadas.
  • Facilita los procedimientos dentales rutinarios.
  • En la anestesia, como sustituto o complemento, reduce las dosis de  anestesia.
  • Facilita los cuidados post-operatorios y mejora el resultado final.
  • El trabajo en la distorsión del tiempo demuestra que el paciente acostumbra a tener una idea totalmente distorsionada de la duración del tiempo que ha permanecido con la boca abierta. De manera que una sesión de hora y media puede parecerle (al paciente) unos pocos minutos.
Categorías

About the Author:

Deja un comentario


+ 2 = 11